Transición a la vida adulta

Destinada a los alumnos a partir de 16 años, tiene una duración mínima de dos años, pudiéndose ampliar un año más si el proceso educativo del alumn@ así lo aconseja. En cualquier caso no superará los 21 años en esta etapa.

En esta etapa se afianzaran y desarrollaran las capacidades de los alumn@s promoviendo el mayor grado posible de autonomía personal y social, fomentando su participación en los contextos donde se desenvuelven. Se trabajan actitudes positivas ante las tareas y normas elementales en el trabajo. Se aplican los aprendizajes y conocimientos adquiridos en las etapas anteriores. Se potencian hábitos de seguridad emocional, para desarrollar una mayor calidad de vida.